La importancia de cuidar la imagen de tu marca (sin olvidarte de ti)

A todas nos preocupa la imagen y el posicionamiento de nuestra marca y en un mundo digital hiperpoblado, es una tarea cada vez más ardua.

Existen mil aspectos a tener en cuenta cuando emprendes y un must es el Marketing Digital.

Tanto si acabas de empezar como si llevas un tiempo en marcha, seguro que tienes la mochila cargada de ilusión y expectativas. Así que si quieres cumplir tus objetivos y que tu marca tenga visibilidad, será imprescindible que definas una estrategia de Marketing anual.

Cómo te he dicho en varias ocasiones todos tenemos una historia que contarle al mundo y esa historia es la que nos ayudará a diferenciarnos de la competencia y, también, a tener claro quién somos y hacia dónde vamos. Alinear el branding de tu marca con esa esencia y comunicarlo en el medio y momento justo, removerá los sentimientos de tu público.

 

Sin emoción no habrá compra.

 

Probablemente, habrás oído hablar antes sobre estos conceptos y, más o menos, los estás aplicando a tu negocio. Pero, ¿y si te pregunto por ti, por tu bienestar? ¿Te sientes equilibrada física y mentalmente? Tu marca es lo que tú eres, por lo que no puedes permitirte el lujo de no cuidarte.

Tu proyecto te pide lo mejor de ti: tu energía, creatividad y tiempo, y tienes que estar lista para ello, pero entregarte al máximo (y seguramente, trabajando de sol a sol) te acabará pasando factura. 

En muchos casos, la entrega incondicional de la que te hablo representa más del 50% de las horas del día ya que, a parte de las horas oficiales de trabajo, la cabeza sigue maquinando muchos otros momentos.

Contrastando el tiempo de dedicación con otras compañeras, las emprendedoras distribuimos las 24 horas de un día de la siguiente manera:

Trabajo 42 – 46%
Familia y amigos 3 – 4%
Deporte 0 – 4%
Descanso 26 – 29%

¿Te suena de algo?

Te animo a que hagas un pequeño ejercicio: haz un lista de todas las tareas que sueles hacer durante un día cualquiera y  añade dos columnas más: escribe cuánto tiempo inviertes y qué le aporta a tu negocio cuantitativa o cualitativamente.

Por ejemplo: Escribir y maquetar articulo Blog – 2,5 horas – 300 visitas, 2 peticiones de presupuesto

Sólo así podrás tener una foto global más clara y detectarás puntos de mejora en aquellas tareas que te absorben tiempo y energía pero te aportan pocos resultados.

Si no eres muy estricta con los horarios, tu marca puede llegar a dominarte. Las cosas que verdaderamente importan pasarán, probablemente, a un último plano y estarás más lejos de que tu proyecto sea sostenible a largo plazo.

Quiero compartir contigo 5 claves para cuidarte mientras materializas tu tan soñado proyecto:

Márcate horarios (y cúmplelos).

No trabajes más de 8-9 horas al día. No estoy loca. Sé que no llegas a todo y que tienes una lista infinita de cosas por hacer, pero tampoco tienes súper poderes así que permítete vivir y descansar, ya que de lo contrario dejarás de ser productiva, creativa y feliz.

Si puedes, trabaja fuera de casa.

Quizás crees que el tipo de proyecto que tienes no te lo permite, pero estoy segura que para ejecutar una parte de tus tareas sólo necesitas una mesa, tu ordenador, tu agenda, una libreta y poca cosa más. Organízate para poder ir a un despacho coworking, biblioteca o cualquier espacio que te obligue a salir de tu cueva.

Delega.

Tus horas y energía no son ilimitadas. Tampoco eres especialista en todos los temas (a pesar de que tienes una visión global de todos ellos). Así que analiza qué tareas te roban más tiempo y qué puedes delegar. Tu objetivo debe ser conseguir más tiempo para dedicarte a aquello que te hace diferente (y de lo que eres especialista) porque será lo que te aporte más ingresos.

Planifica.

Deja de improvisar y apagar fuegos. Si trabajas con cierta planificación, recuperarás el control sobre tu proyecto.

Siempre aparecen imprevistos, pero planificar con tiempo tus acciones de marketing te ayudará a maximizar tus resultados y a corregir posibles desvíos.

Automatiza los procesos.

Y una planificación siempre va cogida de la mano de la automatización. Por inercia, costumbre o desconocimiento, hay muchos procesos que los realizamos manualmente. Debes saber que todos los procesos (o casi todos) los puedes automatizar y eso te liberará tiempo, te permitirá llevar un mayor control y hacer un seguimiento exhaustivo de todas las acciones.

 

Recuerda que tú eres la prioridad.

 

Conseguir un equilibrio entre tu vida personal y profesional es difícil y fácil a partes iguales, pero recuerda que tú eres la prioridad y tu marca será el reflejo de aquello que seas tú.

Espero que este post te haya servido de inspiración y me encantará  que me cuentes en comentarios tu experiencia.

Author: leblumstudio

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *